13Agosto

7 reglas para mantener contento a tu jefe

1. Sé fiel a tu palabra.
Tu jefe quiere confiar en ti. En serio. Por lo tanto, siempre que aceptes una misión, síguela con carácter religioso, incluso fanatismo. Haz lo que dices que vas a hacer. Nunca te comprometas a más, y evita la cobertura de tus apuestas con las declaraciones vagas como "voy a tratar" y "tal vez". En su lugar, haz que tu palabra tenga un peso real.

 

2. No hay sorpresas, nunca.

No deben existir trabajos imprevistos sin solución. No deben existir seudoenfermedades en momentos de trabajo críticos. El temor secreto de todo jefe es tener que entregar algo a un cliente y que surja una sorpresa, un "fíjese que..."

3. Estar preparado en los detalles.
Tu jefe quiere creer que eres competente y te encuentras en un nivel superior de control. Por eso, a veces comienza a hacer preguntas penetrantes al azar. Por lo tanto, cada vez que estés con el jefe, ten los detalles listos para que puedas responder estas preguntas con gracia, aplomo y certeza.

4. Conoce tu trabajo y hazlo en serio.
Tu jefe aprecia a las personas que realmente se preocupan por lo que hacen y están dispuestas a tomar el tiempo para lograr un profundo conocimiento de su oficio. Tu jefe necesita a las personas que tienen una experiencia única. No tienes que ser un profesional en todo, pero sin duda debes tener un área específica de conocimiento que esté alineada con los valores de tu jefe. Y sobre todas las cosas, debes sentir pasión por lo que haces y por lo que harás, si no es así, retírate a sembrar árboles. Independientemente de lo que dice en la descripción, tu verdadero trabajo es hacer que tu jefe sea exitoso. No hay excepciones a esta regla. Ninguna.

5. Ve a través de los ojos de tu jefe.
Cuando veas que tu jefe está a punto de tomar una decisión tonta, es tu responsabilidad tratar de convencerlo de hacer lo correcto. Haz tu mejor esfuerzo y exprésate con claridad. Ten justificaciones y referencias contundentes, el "yo pienso" no sirve. Una vez que la decisión se toma, da lo mejor de ti para hacer el trabajo, sin importar si piensas que fue correcta.

6. Ofrece soluciones, no quejas.
Los quejumbrosos son la perdición de la existencia de tu jefe. Nada es más irritante o más aburrido que escuchar a alguien sobre cosas que no está dispuesto a cambiar. Así que nunca hagas aparecer problemas, a menos que tengas una solución a proponer o estés dispuesto a seguir el consejo del jefe.

7. Comunícate con un lenguaje sencillo.
Tu jefe es una persona muy ocupada, y no tiene ni el tiempo ni la inclinación para navegar a través de olas de divagación. Cuando se trata de tu jefe, habla y escribe con frases cortas, utiliza la menor cantidad de palabras posibles para hacer un punto, y deja ese punto claro y fácilmente comprensible. Intenta escribir correos de máximo una línea.

Extracto modificado de: 8 Things Great Bosses Demand from Employees, by Geoffrey James, Apr 30, 2012.

 

Posted in Blog

comments powered by Disqus